con No hay comentarios

Saber cómo proteger nuestro hogar es crucial para garantizar el bienestar y la tranquilidad de los convivientes. Sin embargo, no siempre estamos del todo convencidos de si las medidas preventivas que tomamos son realmente seguras y, sobre todo, las más adecuadas para las necesidades de nuestra vivienda.

Si estás pensando en instalar un solución de videovigilancia y dudas si decantarte por un sistema de cámaras convencional con cableado o apostar por uno más sencillo y estético como el inalámbrico, sigue leyendo. En este post te contamos todo lo que necesitas saber para tomar la mejor decisión.


Índice del artículo


Cámaras de seguridad cableadas vs. cámaras inalámbricas

Tal es la variedad de servicios de videovigilancia para el hogar que existen que puede resultar complicado escoger cuál es el mejor sistema para proteger nuestra vivienda. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nos encontramos con dos tipos de cámaras de vigilancia en función de si presentan o no cableado.

De este modo, podemos distinguir las cableadas, que son aquellas que requieren de una instalación de cables que conecten la cámara con la red de datos, directamente con el router o con otros dispositivos de la solución –como puede ser un servidor de grabación- y las inalámbricas, que son aquellas que funcionan por conexión wifi. Generalmente, estas se conectan directamente con la red de datos existente o con el router para su acceso vía remota o dentro de la vivienda.

Ventajas e inconvenientes de las cámaras cableadas

El mayor beneficio de tener un sistema cableado de cámaras es que, por lo general, aporta mayor confianza y fiabilidad que aquellas que precisan de conexión a una red wifi. Al operar de manera independiente, la transmisión de las imágenes no pierde calidad ni sufre retrasos, por lo que su captación es constante.

Ventajas e inconvenientes de las cámaras cableadas

En cuanto a los inconvenientes de las cámaras de seguridad cableadas, el principal es la complejidad en la instalación. Debido a la presencia de cableado, se requiere de mayor tiempo y esfuerzo para su correcta colocación. Asimismo, su acabado rompe la estética del interior de la vivienda y lo convierte en una solución poco atractiva.

Asociado a la instalación, otro de los inconvenientes que presentan las soluciones cableadas es el coste que supone cablear una vivienda. No obstante, la existencia de una preinstalación para servicios futuros, puede ahorrar y facilitar mucho las cosas después.

Pros y contras de las cámaras inalámbricas

Las cámaras de seguridad inalámbricas para casa son una manera sencilla de proteger nuestra vivienda ante posibles intrusiones. Es altamente demandada por los particulares gracias a la ausencia de cables. Este factor hace no solo que su instalación sea mucho más fácil, sino que también aporta una mejor estética a los espacios del hogar al no haber cableado a la vista.
Pros y contras de las cámaras inalámbricas

Problemas de conectividad

Pese a su comodidad, las cámaras inalámbricas son más inseguras que las cableadas al presentar una conexión más baja e inestable y además son potencialmente más “atacables”. Por ello, para un correcto funcionamiento de este tipo de soluciones, la vivienda debe estar bien diseñada a nivel de cobertura wifi.

Si no es asi, podemos tener problemas de conectividad entre la cámara y el router wifi, especialmente en el caso de viviendas grandes -por la distancia-, viviendas muy bien aisladas o con paredes internas muy gruesas, así como con materiales que puedan reflectar la señal wifi. Así, si la señal no es adecuada, la cámara no será capaz de enviar correctamente las imágenes al resto de dispositivos de la solución o a nuestros móviles.

Además, si la misma wifi es usada por otros dispositivos dentro del hogar, su funcionamiento será más lento. Por lo general, estas cámaras suelen conectarse al router wifi estándar que nos ha facilitado nuestro proveedor de Internet. Sin embargo, si no se ha contratado un servicio profesional, estos routers no suelen estar preparados para soportar muchas conexiones simultáneas vía wifi, es decir, no tienen capacidad para gestionar tantos dispositivos conectados a la vez.

Prestaciones más limitadas

Otro de los inconvenientes que presentan las cámaras wifi es que, generalmente, son demasiado sencillas y de uso no profesional. Así, las funcionalidades y calidad que ofrecen distan mucho de las cámaras cableadas. Por ejemplo, si instalamos cámaras wifi, en la mayoría de los casos no podremos contar con funciones inteligentes como la analítica de vídeo.

Es por ello que si buscamos una cámara wifi con las mismas prestaciones que una cableada, su coste será mucho mayor.

La ciberseguridad

Como cualquier dispositivo que se encuentra conectado a la red (ya sea red wifi o internet), el hackeo de cámaras de seguridad es, sin duda, el mayor peligro al que se ven expuestos los sistemas de videovigilancia inalámbricos.

Tal como comentamos, lo más común al instalar cámaras wifi es conectarlas al router facilitado por nuestra operadora. Sin embargo, estos suelen contar con un nivel de ciberseguridad bastante bajo.

Con la tecnología avanzando de manera constante y a pasos agigantados, debemos prestar atención a este tipo de servicios por la especial vulnerabilidad que presenta frente a posibles hackers que quieran acceder a las grabaciones de las cámaras. Unas imágenes que, en caso de obtenerse, pueden ser divulgadas en sitios web inadecuados, violándose así la intimidad de las personas que habitan en la vivienda.

Por ello, es importante contar con redes wifi diseñadas por especialistas en seguridad y telecomunicaciones, capaces de proteger y hacer una barrera de acceso desde el exterior al interior.

¿Qué tipo de sistema de videovigilancia escoger?

Una vez hemos conocido sus ventajas y riesgos, nos surge la duda: ¿Qué es mejor, cámaras inalámbricas o cableadas? Como hemos comprobado, tanto las cámaras cableadas como las cámaras wifi presentan pros y contras. Elegir la más adecuada para nuestra vivienda es una pregunta complicada que no cuenta con una respuesta universal, puesto que son varios los factores que se deben tener en consideración a la hora de tomar la decisión.

¿Son seguras las cámaras de seguridad inalámbricas para casa?

En términos generales, siempre será más conveniente decantarnos por la instalación de un sistema de vigilancia cableado, ya que nos aporta mayor seguridad y fiabilidad. Sin embargo, si económicamente hay mucha diferencia al tener que instalar el cableado, nuestra recomendación es optar por una solución híbrida.

Para crear estas soluciones híbridas combinamos cámaras cableadas con puntos de acceso wifi semi profesionales. Así, obtenemos una solución más estable y segura, mejorando notablemente la conectividad en las distintas zonas de la casa y reduciendo la cantidad de cableado necesario; reduciéndose también el coste de instalación.

Además, al contar con puntos wifi diseñados por profesionales otorgamos una doble funcionalidad al sistema de seguridad. No solo nos aseguramos de que el sistema estará mucho más protegido a nivel de ciberseguridad, también nos permitirá contar con una casa conectada y conectar otros dispositivos a nuestros puntos de acceso seguros. Así mismo, podremos crear redes wifi diferenciadas por tipo de uso y dispositivo, condicionando el acceso de las cámaras sólo a los usuarios que queramos.

La importancia de contar con un sistema de seguridad integral

Una buena estrategia de seguridad para viviendas particulares no consiste en una simple suma de sistemas aislados. Sin duda, las medidas de seguridad por sí solas ayudan a evitar robos al ahuyentar a los potenciales intrusos, pero lo que las convierte en un auténtico sistema de seguridad preparado para cualquier tipo de situación problemática es su integración en una estrategia completa, diseñada a la medida de cada cliente y establecida en base a una metodología de seguridad probada.
La importancia de contar con un sistema de seguridad integral
Para garantizar una protección real, total y efectiva, la mejor opción es optar por un sistema integral de seguridad en telecomunicaciones que cubra todas las necesidades de nuestro hogar. De este modo, todos los servicios estarán unificados y centralizados para no solo ahorrar en costes y espacio, sino también para ofrecer una calidad y rendimiento óptimos para salvaguardar nuestra casa de cualquier peligro.

Dejarse guiar por expertos también es fundamental en la instalación del sistema, ya que solo así podrás tener la garantía de que los sistemas colocados sean eficientes y efectivos. Desde Amtel somos especialistas en seguridad e integración de sistemas de telecomunicaciones, por ello somos capaces de diseñar sistemas de seguridad a medida en el entorno de redes seguras para vivir con tranquilidad.