con No hay comentarios

La seguridad en el hogar es uno de los asuntos más importantes a la hora de hablar de bienestar y tranquilidad. Sin embargo, es posible que nos resulte complicado saber qué es lo que podemos hacer para protegernos o por dónde empezar a construir nuestra seguridad.

En este post te contamos 5 consejos de seguridad en casa para proteger tu hogar de forma eficaz y contar con la tranquilidad de saber que estás seguro.


Índice del artículo


1. Protege el perímetro y todos los posibles accesos a tu hogar

Es importante que pensemos en la seguridad física de un hogar como algo que se construye en distintas capas de protección. Teniendo este factor en cuenta, el primer paso es asegurarse de que estamos protegidos desde el exterior de la vivienda y controlar cualquier posible punto de acceso al interior, ya sean puertas, ventanas o terrazas.

Además, en caso de que vivamos en un chalet y contemos con un porche o jardín, su seguridad empieza desde el exterior del terreno. Para ello, podemos implementar soluciones de seguridad perimetral que permitan detectar cualquier intento de intrusión en nuestra propiedad.

Seguridad por diseño

2. Cuida la iluminación alrededor de tu casa

Además de dispositivos de detección, una buena medida que podemos adoptar para contar con un nivel adecuado de seguridad en nuestros hogares es cuidar la iluminación de los accesos a la vivienda.

Así, siguiendo el concepto de vigilancia natural, es importante que planifiquemos correctamente la iluminación exterior, evitando crear zonas de sombra en las que pueda ocultarse un posible intruso y aumentando su riesgo de ser visto.

Además, si lo que buscamos es convertir nuestro hogar en un espacio inteligente y seguro, contamos con soluciones que nos permiten integrar la iluminación en el sistema de seguridad. De esta manera, no solo protegemos nuestra vivienda, también mejoramos su eficiencia y reducimos los gastos energéticos.

 

3. Mejora la seguridad de tu puerta

Otro factor clave a la hora de proteger una vivienda es el tiempo de resistencia física que ofrece nuestra puerta de entrada, ya que a mayor tiempo de resistencia, mayor esfuerzo y ruido tendrá que hacer un posible agresor. De esta manera, se incrementa considerablemente su riesgo de ser descubierto.

Para reforzar la seguridad de nuestra entrada, la mejor opción es contar con una puerta de seguridad certificada, ya que nos ofrecerá un nivel de resistencia superior al de una puerta blindada o acorazada.

Sin embargo, si no contamos con una puerta de estas características o no queremos cambiarla, también podemos optar por instalar soluciones de seguridad que mejoren su resistencia, como un juego de bombín o cilindro y llave de seguridad, un escudo de seguridad o un cerrojo.

Sea cual sea la opción por la que optemos, es importante que al comprar nos fijemos en la resistencia frente a la efracción que ofrezca la solución. Para ello, la mejor forma es adquirir material certificado bajo las normas UNE EN:12209: 2004 o UNE-EN:1303:2015.

Cuanto más actual sea la normativa que lo certifica, mejor. En la mayoría de los casos, el tipo de herramientas con las que se habrá probado el producto serán más acordes con las utilizadas en la actualidad por parte de posibles ladrones.

 

Bonus tip: Controla quién entra y quién sale

Otra forma interesante de proteger nuestro hogar es llevando un control de quién tiene acceso a su interior. Esto podemos hacerlo mediante la implementación de un sistema de control de accesos, que además nos permite configurar nuevos accesos o restringirlos en función de nuestras necesidades.

Para mejorar el control de nuestra vivienda sin recurrir a sistemas electrónicos, también podemos adquirir un bombín adecuado y solicitar un buen amaestramiento de las llaves de los distintos espacios de nuestra vivienda.

Cómo mejorar la seguridad en comunidades de vecinos

4. Protege el interior con un sistema de seguridad

Con el objetivo de proteger nuestros objetos de valor y continuando con la idea de construir la seguridad por capas, es importante que también nos encarguemos de asegurar el interior de nuestra vivienda.

Para ello, podemos contar con sistemas de seguridad como alarmas o videovigilancia, que nos permitan controlar lo que está sucediendo en el interior de nuestra casa en todo momento.

Qué necesito para poner videovigilancia en casa

No obstante, siempre debemos optar por una solución que se adapte a las características de nuestros espacios y contar con una instalación por parte de un profesional. Las soluciones estandarizadas como los kits de alarma o videovigilancia pueden fallar por no adaptarse correctamente a las necesidades de seguridad de nuestra vivienda, no haber contemplado cómo vivimos o nuestros hábitos y no haberse probado correctamente o errores en su instalación.

 

5. Cuidado con tus hábitos

Algo que no solemos tener en cuenta es que nuestros hábitos pueden tener una gran influencia en la posibilidad de sufrir un robo en nuestro hogar. Los ladrones estudian sus objetivos antes de cometer un robo, analizando en qué momentos del día se encuentra vacía la vivienda, entre otros factores.

Así, debemos poner atención a cosas cotidianas como cerrar la puerta con llave siempre que salgamos de casa y acordarse de activar la alarma, no dejar visibles los objetos de valor o no compartir nuestros planes en redes sociales.

 

¿Sabes si tu hogar es seguro?

A la hora de garantizar la seguridad de nuestros espacios hay distintas variables que tenemos que tener en cuenta además de nuestros hábitos, como lo pueden ser la atractividad de la vivienda o la oportunidad de intrusión que esta genera.

¿Cómo podemos saber si estamos realmente protegidos? La mejor opción es contar con el asesoramiento de un profesional, que evalúe el nivel actual de seguridad de nuestra casa y diseñe un sistema de seguridad personalizado.

Nuestra consultoría en seguridad residencial

De todas formas, si quieres hacerte una idea rápidamente sobre tu nivel seguridad, puedes probar el evaluador de seguridad gratuito de Genoma del Robo.