con No hay comentarios

Es más que evidente que la colocación de cámaras de videovigilancia en un centro de trabajo como pueda ser una oficina o una nave industrial ayuda a mantener un control de lo que ocurre en el recinto y el interior de sus instalaciones, tanto a nivel de seguridad como de producción. Esto contribuye a evitar posibles robos o a restringir el acceso a personas no autorizadas a áreas sensibles que requieren de especial protección.

Sin embargo, la utilidad de los sistemas de videovigilancia para empresas va más allá de garantizar la seguridad de la misma. También son un instrumento fundamental para complementar el plan de prevención de riesgos laborales, especialmente en entornos industriales, puesto que se encargan de vigilar el cumplimiento de las normas establecidas para evitar posibles accidentes.


Índice del artículo


¿Qué es la seguridad en la empresa?

Cuando hablamos de seguridad y prevención de riesgos en el trabajo, nos referimos a la disciplina que se encarga de la aplicación de medidas y el desarrollo de las acciones necesarias para evitar cualquier peligro derivado de la actividad de la empresa. Se trata de un conjunto de técnicas y procedimientos que tienen como objetivo eliminar o reducir las posibilidades de que se produzcan accidentes.

¿Por qué son necesarias las medidas de prevención en una empresa?

Las medidas de seguridad y prevención son fundamentales en cualquier negocio porque este es un lugar de trabajo que debe ofrecer unas condiciones óptimas a los empleados para que puedan desarrollar su actividad laboral con tranquilidad y comodidad sin riesgos de sufrir un accidente grave o incluso mortal.

¿Por qué son necesarias las medidas de prevención en una empresa?

¿En qué consiste la prevención de riesgos laborales?

Dentro de los accidentes laborales que pueden sufrir los trabajadores encontramos:

  • Resbalones y caídas desde escaleras o andamios.
  • Golpes con herramientas de trabajo.
  • Choques y colisiones con maquinaria o vehículos.
  • Cortes y laceraciones.
  • Inhalación de vapores tóxicos o contacto con sustancias peligrosas.
  • Lesiones auditivas por exceso de ruido.

Para combatir todos estos tipos de incidentes, hay que tener en consideración que la principal causa de que sucedan es el factor humano. Para ello, es necesario formar e informar a los trabajadores sobre cómo proceder en caso de accidente, así como aplicar las medidas correspondientes en función del tipo de negocio para minimizar los riesgos a los que puede someterse el personal de la empresa.

De esta manera, los sistemas de seguridad y salud en el trabajo implican la ausencia de peligros que perjudiquen el normal funcionamiento y desarrollo de la actividad de la empresa. Para ello se identifican, evalúan y controlan los posibles riesgos existentes y se promueven acciones formativas e implementan las medidas preventivas oportunas.

¿En qué normativa se recoge la prevención de riesgos laborales?

De acuerdo con la legislación correspondiente a la seguridad industrial y prevención de riesgos, toda empresa está obligada a contar con un mínimo de medidas preventivas para garantizar la protección y salud de sus trabajadores. Toda la normativa relacionada a este tema se recoge de manera genérica en los siguientes reglamentos:

  • Constitución Española.
  • Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de riesgos laborales.
  • R.D. 1488/1998 , de 10 de julio, de adaptación de la legislación de prevención de riesgos laborales a la Administración General del Estado.
  • Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.
  • Real Decreto 5/2000, de 4 de agosto, por el que se aprueba la Ley sobre infracciones y sanciones en el Orden Social.

 

Estas normativas establecen una serie de pautas generales que toda empresa debe adoptar independientemente de la actividad que realice. Estas pueden resumirse en las siguientes medidas preventivas:

  • Mantener las instalaciones limpias y ordenadas.
  • Identificar y alertar posibles peligros.
  • Plantear mejoras para evitar riesgos.
  • Despejar salidas de emergencia.
  • Preservar en perfecto estado los extintores.
  • Formar e informar a los trabajadores acerca de las medidas establecidas.

 

A estos reglamentos han de sumarse otros que incluyen y detallan cuestiones más específicas y que dependen de la actividad desarrollada por la empresa. Entre las normas recogidas en ellos, se tratan aspectos como:

  • Evacuación.
  • Equipos de trabajo y máquinas.
  • Pantallas de visualización de datos.
  • Equipos de protección individual.
  • Manipulación manual de cargas.
  • Enfermedades profesionales y accidentes de trabajo.
  • Radiaciones y riesgos químicos.
  • Ruidos y vibraciones.
  • Agentes biológicos.

¿Cómo actuar en caso de accidente laboral?

Es fundamental que tanto la empresa como los empleados conozcan cuál es el procedimiento a seguir en caso de que haya un accidente laboral y qué medidas tomar según la gravedad del incidente que ha ocurrido.

 

 

El paso inicial cuando se produce un accidente en el lugar de trabajo es, sin duda, la atención y asistencia a las personas heridas. Puesto que las empresas deben tener contratado un servicio médico con una mutua, estas deben informar de lo acontecido y facilitar el volante correspondiente. Si la lesión es grave y es necesaria asistencia urgente, se trasladará a los afectados al centro sanitario más cercano o se llamará a los servicios de emergencia.

En segundo lugar, la empresa para la que trabaja el empleado afectado debe elaborar un parte en el que indique todos los datos del trabajador accidentado y de la propia empresa, además de acompañarlo con una descripción de lo ocurrido y los medios que se han tomado para frenarlo.

Por último, una vez se ha atendido a los trabajadores heridos o afectados y se ha efectuado el volante o parte correspondiente, se procede a la investigación de lo sucedido. En este punto es donde se analiza si se cumplen con las medidas de seguridad exigidas y se determinan las responsabilidades oportunas.

La importancia de los sistemas de videovigilancia en la supervisión y comprobación de un accidente

 

Cuando ocurre un accidente laboral en una empresa, en ocasiones sucede que, al tratar de investigar y dilucidar qué ha ocurrido, las partes implicadas mantienen versiones que no coinciden. Generalmente esto es debido a que cada empleado afectado quiere preservar su puesto de trabajo o que la empresa no quiere asumir la responsabilidad de lo sucedido. En estos casos, se tiende a utilizar técnicas como la distorsión o el engaño.

Este tipo de situaciones se verían solventadas gracias a la implantación de sistemas de videovigilancia en las instalaciones de la empresa. La grabación de las imágenes puede ayudar a comprobar qué ha pasado en realidad y, en consecuencia, tomar las medidas oportunas en función del incidente que se haya producido.

Así mismo, la colocación de sistemas de videovigilancia en una empresas es útil no solo para contrastar qué ha ocurrido en caso de accidente laboral, sino que también es una solución verdaderamente práctica a la hora de supervisar que se están cumpliendo con las medidas de prevención correspondientes.

 

¿Qué diferencias tienen con un sistema de seguridad convencional?

Cabe destacar que, los sistemas instalados para este propósito, se diseñan y configuran de forma totalmente distinta a aquellos sistemas cuya finalidad es únicamente la seguridad o el control de los accesos. Así, la perspectiva, el nivel de detalle, la ubicación de estas y el tipo de cámaras a utilizar serán completamente distintos.

Un claro ejemplo de esto es que la visión nocturna no será algo tan esencial en el sistema. Sin embargo, sí lo será la capacidad de la cámara, ya que deberá permitirnos captar en una sola imagen lo máximo posible del entorno. Solo así podremos realizar un análisis y seguimiento de un posible incidente en una resolución lo suficientemente adecuada para poder ver los detalles.

Otro elemento que resulta de gran utilidad en los sistemas de seguridad de este tipo son las cámaras térmicas, ya que permiten detectar y prevenir posibles incidentes personales y productivos; sobre todo en entornos industriales con un alto nivel de maquinaria.

Estas diferencias a nivel de diseño hacen patente la necesidad de contar con un equipo profesional y con experiencia para la configuración e implementación del sistema, asegurándonos de contar con una solución de calidad y realmente efectiva para la supervisión de las medidas de seguridad en nuestra empresa.